¿Qué tener en cuenta a la hora de vender un servicio?

En la mayoría de los casos, la venta de producto suele presentar menos dificultades que la de un servicio: esto se debe a que el potencial consumidor, en el caso del producto, puede tangibilizarlo antes de la compra, pero en el caso del servicio no puede experimentarse hasta su contratación.

Esto implica un mayor riesgo para el cliente, que suele pensar más estas decisiones y se encuentra frente al problema de que muchos servicios parecen iguales y no se distinguen unos de otros.

Entonces, cada cliente debe investigar en profundidad o elegir al azar cuál de todas las posibles opciones le conviene. Pero, en estos casos, hay algunos aspectos fundamentales que permitirán destacar sobre los competidores y vender mejor un servicio. Continuar leyendo “¿Qué tener en cuenta a la hora de vender un servicio?”